Anuncios
Últimas Noticias

UNA ENORME DIFERENCIA…

El hombre sabio, el hombre justo, observó su entorno y lo conoció; estudió la naturaleza de las cosas, aprendió a convivir con ellas, y las respetó; interactuó con la gente común, y comprendió sus razones. En sus momentos de meditación, buscó respuestas en su interior, y encontró su misión. Después y solo después, depositó sus semillas en quién le escuchaba; escribió unas páginas, para quién le leía, y le dio respuesta a quien preguntaba.

DESDE EL PARADOR TURÍSTICO DEL CENOTE KIKIL

UNA ENORME DIFERENCIA…

El hombre sabio, el hombre justo, observó su entorno y lo conoció; estudió la naturaleza de las cosas, aprendió a convivir con ellas, y las respetó; interactuó con la gente común, y comprendió sus razones. En sus momentos de meditación, buscó respuestas en su interior, y encontró su misión. Después y solo después, depositó sus semillas en quién le escuchaba; escribió unas páginas, para quién le leía, y le dio respuesta a quien preguntaba.

El hombre sabio, el hombre justo, no se encerró en bibliotecas para conocer el mundo; no se encerró en las aulas universitarias, para almacenar conocimientos; no aprendió de la experiencia de los demás, ni les copió las fórmulas; caminó al igual que ellos, experimentó, y construyó sus teorías. Hoy camina por el mundo, con su propia identidad, naturaleza, y convicciones. Quienes han visto en él sabiduría, le siguen, adoptan su ejemplo, y tratan de superarlo.

A diferencia del hombre común, el hombre sabio, el hombre justo, no se retira con los años; disminuye su actividad física y se adecua a los tiempos, ajusta sus horas y sus días; sabe que su fortaleza radica en su experiencia, en el saber adquirido, en su praxis; por el contrario acelera el paso, trabaja el doble, sabe que está en una carrera contra el tiempo; y trata de concluir sus proyectos.

31416938_597795540598335_3232560019543162880_n

Un hombre de estos, gobierna México y hace historia para las nuevas generaciones. Que el ejemplo cunda, y de frutos. De tanto caminar por México lleva los zapatos sucios, sí; pero la conciencia tranquila y las manos limpias. Quienes le siguen dan testimonio de sus actos; quienes le persiguen, tratan de borrar sus huellas…

(HRN/Kikil, Yucatán/ 21 de abril de 2019)

Anuncios