AL MEJOR CAZADOR SE LE VA LA LIEBRE

Lo más relevante del informe del presidente de la UGROY (Unión Ganadera Regional del Oriente de Yucatán), sin duda tiene una connotación política. Una connotación política y un desliz imperceptible para los no avezados en estas lides de la confrontación de ideas políticas.

Un poco de historia. Antes de la pandemia leí dos publicaciones en redes sociales con las imágenes respectivas de dos aspirantes a la candidatura a la presidencia municipal de Tizimín por el Partido Acción Nacional, acompañados de su equipo de trabajo.

Hace algunas semanas otras publicaciones indicaron un visible acuerdo de unidad que eliminaba cualquier riesgo de división en el PAN, y la definición de las visibles candidaturas del ex alcalde Pedro Couoh a la presidencia municipal de Tizimín, y del presidente de la UGROY a la diputación por el décimo distrito estatal electoral.

Es muy obvio que ese acuerdo tiene una clara explicación de beneficio mutuo: abrirle la puerta de las comisarías, y cabecera municipal de Tizimín, al presidente de la UGROY por razones obvias. Ir de la mano de Pedro Couoh para hacer contacto con el pueblo a ras del suelo; ya que la votación mayoritaria de Tizimín, define la votación del décimo distrito estatal electoral.

Pues bien, el título de esta nota se refiere a lo que considero un error de estrategia de comunicación en el discurso, el fondo y contenido del mensaje. Los puntos medulares son los siguientes:

“…que los ganaderos puedan ser los que elijan a quien quieran que los represente ya sea en el congreso del estado o de la unión por ser esta actividad (la ganadería) una de las principales en esta región de Yucatán…”

“…citó como ejemplo al sur del estado donde los zapateros son los que proponen a quien quieren que los represente ante el poder legislativo estatal o federal según sea el caso de las aspiraciones de su dirigente…”

“…Para que desde ese espacio gestione y apruebe recursos en beneficio de las organizaciones ganaderas, PUES NO DEJARÍA EL CARGO QUE OCUPA, porque estaría dejando de representar al gremio…”

Es cierto, existió un tiempo en que ser presidente de la Asociación Ganadera Local de Tizimín (AGL) era el escalón para la presidencia municipal de Tizimín; y la presidencia de la UGROY era el escalón para la diputación estatal.

Pero señores, vivimos otros tiempos, donde el voto de los ciudadanos comunes es el que otorga la representación popular en los congresos legislativos; y los REPRESENTANTES POPULARES son los representantes de su distrito, no representan intereses gremiales (ya que esa representación y gestoría ya la tienen desde el cargo que les otorgan sus agremiados, y ya son desde su representación gremial, los interlocutores oficiales con las autoridades de los 3 niveles de gobierno)

Un ciudadano común le debe otorgar su voto a quien tenga la certeza de que va a representar sus intereses, y ciudadanos somos todos los que estamos en el padrón electoral.

Así que háganse un favor, corrijan el discurso y la concepción de lo que significa una representación popular, llámese diputación o presidencia municipal.

(Tizimín, Yucatán, 7 de noviembre 2020 / Hugo Rodríguez Núñez)
SÍGUENOS EN: www.tzn.mx

A %d blogueros les gusta esto: